CONSULTORÍA, COACHING  y ORIENTACIÓN 

BASADAS EN EL ENFOQUE "MANDALA". 

BIOMAGNETISMO MÉDICO, BIOENERGÉTICA y NEUROINDUCCIÓN

 

 

 

 

 

CONSULTORÍA, COACHING y ORIENTACIÓN

 

Utilizamos la metodología MANDALA de forma vivencial (learning by doing), hacia la Profesionalidad, la Auto-Confianza y la Transcendencia Global a través del conocimiento de la propia psicología y del entorno que nos rodea, para potenciar así el aprendizaje y las dinámicas que facilitan la introspección individual y la toma de consciencia de la realidad que estemos transitando; y seguidamente ponerlo todo en acción para empezar a vivir una vida feliz, exitosa y significativa.

Tú decidirás cuánto de tu vida y de tu día a día quieres que protagonice cada instante de este proceso transformador que vivirás.

Siempre tenemos tiempo para tí si lo necesitas. Si deseas reservar sesión con Belén Köhler o cualquiera de nuestros profesionales ponte en contacto en ¨Contacto¨

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIOMAGNETISMO MÉDICO, BIOENERGÉTICA y NEUROINDUCCIÓN

El Biomagnetismo Médico es una disciplina médica que nos permite entender la enfermedad desde el punto de vista energético, y vibracional, y no solo químico, clínico, o biológico. Tenemos un pH que se acerca a lo neutro, sin embargo,   hay fenómenos que alteran ese pH y conducen a los órganos hacia la acidez o hacia la alcalinidad. Una alteración que puede llegar a la enfermedad.

Como en todo el universo, la dualidad también está presente en el cuerpo. En este caso, no es el campo magnético el que cura, sino la corrección del pH alterado a través del uso de imanes.

Profundizando en la materia, podemos decir que el biomagnetismo médico, es el estudio de los fenómenos bioenergéticos que producen los microorganismos en el interior del ser humano. Para la recepción, desarrollo y reproducción de estos organismos han de producirse alteraciones fundamentales en el pH (potencial de Hidrógeno) de los órganos que los soportan. Estas modificaciones pueden medirse y clasificarse perfectamente.

                                  EXCLUSIVA FORMACIÓN EN IBIZA: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REGISTRO AQUÍ

 

 

El descubridor de este modelo médico y merecedor sin duda del reconocimiento que le corresponde por ello, el Dr. Isaac Góiz  define el Biomagnetismo Médico como un fenómeno que permite entender al paciente y concluir de una forma rápida, económica y fiable qué patologías o disfunciones se han instalado en su cuerpo y, sobre todo, como retirarlas del organismo dañado para restablecer la salud.

 

El equilibrio bioenergético es universal, las repercusiones a nivel funcional, mental y hasta sofrológicas que se desarrollan por la presencia de microorganismos (bacterias, hongos, parásitos y virus) influyen en todo el organismo y pueden ser, a su vez, el resultado de las alteraciones bioenergéticas de otros órganos que ya han sido afectados o de las funciones de estos órganos.

 

Durante años hemos abusado de medicamentos antimicrobianos. Hemos llegado a reprimir las manifestaciones que provocan pero no conseguimos erradicarlos, sino llevarlos a estados subclínicos que distorsionan la sintomatología y la signología.

Ahora sabemos que los campos magnéticos entre los 1.000 y los 50.000 Gauss no son tóxicos para el ser humano. Han aparecido especialidades, como la magnetoterapia, que utilizan imanes entre los 100 y los 400 Gauss en procedimientos de origen traumático asociados al dolor e inflamación, pero con escasos resultados. Se han utilizado también campos de 700 Gauss para placas imantadas en acupuntura. Todos estos medios ayudan, son medidas paliativas, pero sólo provocan mejoría en los procesos, no su desaparición.

 

Definimos el NEN (Nivel Energético Normal) como el punto en el que debe establecerse cada órgano de forma independiente. Hay una resonancia biomagnética constante y equilibrada en los límites de la salud y en las desviaciones que originan las enfermedades. La presencia de una condiciona la de su opuesto, su magnitud también es similar y las partículas elementales en el primero corresponden con la del segundo.

 

¿Dónde radica la genialidad del descubrimiento del Dr. Goiz? En la contrastación empírica de que el organismo responde de forma dual y en la constatación de que las leyes de la física atañen también al individuo: el electrón es al átomo lo que el ión es a la molécula y el núcleo proteína a la célula.

 

Existen dos cargas biomagnéticas en resonancia, es decir, “un par biomagnético” que identifica cada patología de los seres vivos.

Gracias a este conocimiento ahora entendemos que las enfermedades virales y bacterianas están en estrecha relación, las primeras condicionan recíprocamente a las segundas de manera simultánea. Y lo hacen tanto en su génesis con en su presencia patógena y en sus consecuencias finales en procesos degenerativos que hasta hoy considerábamos irreversibles.

 

El par biomagnético nos traslada al origen del fenómeno y define el órgano que lo genera, su polaridad y el virus o bacteria que lo identifica, y también la interacción entre dos o más microorganismos.

Este reconocimiento, por sí sólo, merece el mayor de los respetos de las ciencias de la salud, puesto que nos permite llevar todos los recursos terapéuticos hasta la raíz de la causa, lo que les dará una precisión difícilmente igualable.

Pero además el par biomagnético cura las patologías, lo que confiere al biomagnetismo médico la mejor y más eficaz herramienta de diagnóstico y la técnica más válida para de resolver la patología. En sí mismo es un código que detecta y corrige las enfermedades y las disfunciones, y representa el mejor, más válido y definitivo “código patógeno”.

La curación se consigue devolviendo el equilibrio energético de la zona alterada al pH óptimo para la salud, cuya alteración se debe a la presencia de microorganismos patógenos que distorsionan el pH en el órgano que sustenta el fenómeno mórbido.

El par biomagnético, descubierto en 1988, no tiene nada que ver con el electromagnetismo y/o el magnetismo, ni con los resonadores magnéticos, ni con la magnetoterapia, ni con los tratamientos psicoterapéuticos, ni con el análisis bioenergético.

Una revisión con biomagnetismo médico conlleva el análisis completo del paciente. La bioenergética médica nos permite un examen integral del mismo, que de acuerdo con el sistema binario o bipolar y la ubicación de las alteraciones del pH llega a descubrir la patología y su etiología, además de corregir de forma simultánea dichas alteraciones, equilibra el pH, es decir lo lleva a sus valores normales y naturales que condicionan la salud celular y orgánica, es decir, provocando la curación de la patología energéticamente.

 

 

El descubrimiento del Par Biomagnético proporciona una herramienta de trabajo que permite al médico conocer rápidamente la etiología de la enfermedad, microorganismos, alteraciones funcionales o glandulares, o presencia de reservorios activos de microorganismo patógenos que ha permitido entender enfermedades complejas, crónicas, degenerativas, sindromáticas y tumorales de forma sencilla, gracias al concepto dual bioenergético que aparece incluso antes de los síntomas clínicos que al neutralizarlo o polarizarlo se recupera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conclusión

Los microorganismos conviven de forma armónica, aprovechando espacios y recursos para su metabolismo. El par biomagnético nos ubica en el lugar y el momento en que se establece el microorganismo, independientemente de sus manifestaciones clínicas, lo que nos permite estudiar la fisiopatología inicial de las enfermedades y la simbiosis de los elementos vivos patógenos y su interrelación dentro de los tejidos que lo soportan.

El Biomagnetismo, propone una revisión general del paciente y La Bioenergética Médica, de la que forma parte el Biomagnetismo, nos permite un examen integral del mismo de mediante un sistema dipolar y la ubicación de las alteraciones del pH, que llegan a descubrir la patología y la etiología, además de corregir de forma simultánea dichas alteraciones, equilibra el pH, es decir lo lleva a sus valores normales y naturales que condicionan la salud celular y orgánica y lleva a su mejoría.

Trascurridas varias décadas desde que fuera descubierto por el Dr. Goiz Durán, el mundo clínico universitario está centrando ahora su atención sobre esta terapia dado que se está mostrando como una herramienta eficaz ante los retos sanitarios que está afrontando la sociedad.

¿QUIÉN ES EL DR. ISAAC GOIZ DURÁN?

Isaac Goiz Durán, científico de trayectoria larga y prestigiosa, es el descubridor de los principios de esta terapia y el único estudioso del Par Biomagnético que ha puesto sobre la mesa universitaria documentación docente e investigadora en torno al Par Biomagnético y el Biomagnetismo Médico.

Es el fundador y actual director general del Centro de Investigación de Biomagnetismo Médico; es Médico Cirujano, Premio Nacional “Martín de la Cruz” – Academia de Medicina Tradicional, A. C., de México, Profesor Honorario de investigación de la Universidad de Alcalá de Henares y Director de los programas de Especialista Universitario y del Máster Internacional en Biomagnetismo Médico del Programa Philippus de Medicina Integrativa del RCU Escorial Madrid.

Siempre tenemos tiempo para tí si lo necesitas.

Si deseas reservar sesión con Belén Köhler o cualquiera de nuestros profesionales ponte en contacto en ¨Contacto¨

 

 

 

BIOENERGÉTICA

Bioenergética es la parte de la biología que estudia las transformaciones y cambios de energía en los organismos y sistemas vivos.

Es un método que relaciona las expresiones corporales, emociones y carácter de los pacientes y su estructura muscular y permite desbloquear zonas del cuerpo humano cargadas y rígidas, liberando los sentimientos y emociones que no encuentran una escapatoria apropiada. 

La Bioenergética se inspira en las llamadas terapias Reichianas, aunque tiene una línea de trabajo propia. Uno de los conceptos fundamentales es el propio termino Bioenergía, que parte de la base de que existe una energía vital de la que emanan todas las manifestaciones del universo: los hindúes lo llaman Prana, los chinos lo llamaron chi, los japoneses ki…. Esta energía vital, Reich la bautizo como Bioenergía y no se considera de manera trascendente o intangible, sino en base a los efectos tangibles que produce en los seres vivos ( de ahí el nombre de Bioenergía, la energía en función de su actividad biológica), como la respiración, la excitación, el movimiento, los gestos… Cada individuo constituye un sistema energético en el que se intercambian flujos de energía; de carga y descarga. En la medida en la que seamos capaces de ser conscientes y controlar esos impulsos vitales, encontraremos el equilibrio psíquico y corporal.

En cada sesión de Biomagnetismo se hace acercamiento a la Bioenergética ya que ambos van de la mano.

NEUROINDUCCIÓN a través de NEUROPSICOLOGÍA BIOMAGNÉTICA

La función de la Neuroinducción es adecuar el ritmo cerebral para lograr el cambio. Las técnicas utilizadas inducen al cerebro a estados adecuados.

La Neuropsicología Biomagnética o también denominada equilibrio biomagnético es una nueva rama del Biomagnetismo Médico. 

 

Esta técnica estudia la conducta, los procesos mentales de los individuos y su relación con los procesos electro-neuronales.

La técnica utiliza escenarios virtuales con ubicaciones espaciales donde el inconsciente asigna conceptos específicos, con la finalidad de examinarlos a través un rastreo al paciente, denominado Rastreo de Equilibrio Biomagnético®, detectando conflictos ocultos en nuestra consciencia (sentimientos, emociones, enfermedades, etc.). Luego, mediante Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) se estimula la corteza cerebral, dejando una huella eléctrica en el cerebro que corrige la programación mental.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.