Entrevista con Belén Köhler en la reunión the Educación Universal- Vajrayogini Institute. Francia. 

Entrevista con Pam Cayton (english)

(Fundadora de "Tara Redwood School" y de la organización "Creating Compassionate Cultures", cuyo trabajo inspiró a Belén Köhler - tras 5 años de colaboración voluntaria  en el desarrollo del currículo de Tara Redwood- para fundar Universal Mandala y sus principios educativos )

see-logo.png

Universal Mandala es también miembro de:

PEDAGOGÍA Y METODOLOGÍA
Educación Universal - SEE Learning

​Esenciales Principios y Leyes Universales son los hilos filosóficos que entretejen el currículo del programa educativo (si hablamos de centros educativos) o el ámbito profesional (si hablamos de entorno laboral), o la vida familiar y social (si hablamos del entorno del hogar, la familia, los amigos...)...etc, y están presentes en todo lo que hacemos. NO LOS NOMBRAMOS, LOS VIVIMOS INVESTIGANDO Y EXPERIMENTANDO A TRAVÉS DE ELLOS.  

Pueden resumirse así:



Intención - Motivación. Conectando con nuestros Valores 

¿Qué es lo que realmente queremos?

Explorando esta pregunta tan importante, nos damos cuenta de la fuerza innata que mueve todo lo que pensamos y hacemos y nos lleva a dar los primeros pasos hay donde realmente queremos ir



Interdependencia e Interconexión. Causa y Efecto

(a) Todo viene de algo, y

(b) Todo está interconectado.

Las cosas (a) no aparecen por azar, sino que están en relación con sus causas. Es más, (b) todas las cosas están interconectadas y nada existe de forma independiente de todo lo demás.



Impermanencia y Cambio

Todo cambia.

Todo está en un constante proceso de transición y cambio. No hay nada permanente excepto el Cambio.



Mecanismo de la Percepción y Naturaleza de la Mente

Nuestra mente crea nuestra realidad. 

Nuestra mente, que está en constante cambio, da forma a nuestra experiencia de la realidad. Si mejoramos la calidad de nuestra mente, automáticamente mejoraremos la calidad de nuestra vida.



Gestión y Transformación del mundo interior (Gestión y Transformacion de Emociones).

Podemos transformar nuestras emociones.

Las emociones también son transitorias y todos tenemos la capacidad de cambiarlas y mejorar la calidad del estado mental.



Empatía. Conociendo lo que nos une

Comprendamos mejor a los demás.

Al comprender nuestra propia experiencia y la universalidad del deseo de felicidad, podemos mejorar la empatía por las experiencias de los demás.



Responsabilidad Universal y Compasión en acción

Pongamos nuestra compasión en acción.

Con más empatía por los demás, nuestra determinación para participar en las actividades que les beneficiarán aumenta de forma natural, haciendo así nuestra vida verdaderamente significativa.



PROFUNDIZANDO EN LOS ESENCIALES DE LA METODOLOGÍA 



El orden de estos los Principios y Leyes Universales unidos al Aprendizaje, Social, Emocional y Ético sigue una secuencia lógica según la cual cada paso se desarrolla naturalmente partiendo del anterior y lleva al siguiente, como se puede observar en la descripción de cada Principio que damos más adelante.

Nuestra experiencia ha sido que, debido a que nuestro primer y más importante interés está basado en nuestro propio bienestar, es muy útil comenzar con una motivación, una intención “¿Qué es lo que realmente quiero?” (primer principio).

Después seguimos poco a poco extendiendo nuestra visión, para finalmente abrazar el bienestar de todos los seres, donde el reto es “poner la compasión en acción” (principio de compasión).


Sin embargo, es importante tener presente que estos Principios, cuando abordados, da igual si el centro educativo, en el hogar, en el entorno laboral o profesional...deben ser integrados uno a uno en el currículo académico, la situación, programa o proyecto a abordar... y no sólo cuando se están presentando los principios individualmente. Es decir, cuando se esté enseñando o tratando cualquier contenido o materia se anima al guía a introducir estos principios en el contenido o materia a abordar, como por ejemplo la interdependencia, el cambio,... siempre que sea apropiado. Existen casos, por supuesto, en los que no es necesario tratar todos los principios, ni presentarlos en una secuencia determinada, para que sean eficaces, sino que el guia hará uso de su creatividad y sensibilidad para hacer los ajustes necesarios al presentar cada tema de la forma más beneficiosa.



Uno de los aspectos más fascinantes, al trabajar sobre esto, por ejemplo con los niños, ha sido darnos cuenta de que, incluso a una edad muy temprana, parecen estar muy cerca de intuir las respuestas a las preguntas que les hacemos. Desde la perspectiva del adulto, el tema propuesto y la pregunta realizada pueden parecer muy profundos, complejos y sofisticados para tratarlos con un niño. Sin embargo, nuestra experiencia nos ha demostrado que no es así. Hemos presentado estos temas y conceptos, les hemos hecho estas preguntas a niños que solo tenían tres años y hemos obtenido respuestas profundas. Por supuesto que se requiere habilidad y sensibilidad para simplificar el lenguaje que empleamos y las actividades que diseñamos para que sean apropiadas a la edad de los niños, pero la pregunta básica que le hacemos a los niños y el tipo de respuestas que obtenemos siguen siendo remarcablemente coherentes.

También hemos observado que cuando los Principios Universales están integrados y se presentan con habilidad, poco a poco empieza a despertarse en los niños una actitud mental más feliz, saludable y compasiva, algo que por supuesto también ocurre cuando en cualquier otro contexto o área de trabajo diferente al centro educativo; como el entorno laboral, familiar...



INTENCIÓN CONSCIENTE y VALORES ¿Qué es lo que realmente quiero y me motiva?.

Generalmente, cuando presentamos este principio al comenzar el programa, empezamos pidiendo a los participantes que piensen en algo que les afecta directamente: “¿Qué tipo de aula quieren tener?” si hablamos del centro educativo, o ¿qué tipo de familia? hablando del entorno del hogar, o ¿que tipo de entorno laboral?, cuando hablando de trabajo...o ¿que tipo de mundo? si hablamos de la vida que queremos vivir¨....

Los participantes pueden entender fácilmente que el ambiente general en su entorno puede ser opresivo o agradable, un ambiente que les guste mucho o que no les guste nada. Lo que no es tan obvio, sin embargo, es el efecto que tienen nuestros deseos egocéntricos, apareciendo y cambiando a cada momento, sobre el entorno en que nos encontramos, en este caso, la clase. La motivación principal de nuestros deseos individuales es instintiva y normalmente permanece inconsciente. Sin embargo, por medio de un examen habilidoso podemos darnos cuenta de esos deseos y reconocer el papel tan importante que juegan, junto con las percepciones y actitudes que tenemos en general, en la forma en que experimentamos el entorno inmediato y el mundo de forma global.



INTERDEPENDENCIA

Después de haber ayudado a los participantes a identificar lo que verdaderamente quieren, el siguiente paso es tratar la cuestión práctica: “¿Cómo vamos a hacer para conseguir lo que deseamos?” En el proceso de investigación de esta pregunta suele quedar claro que sea cual sea nuestro deseo !por ejemplo, un entorno feliz y en armonía! este no aparece de la nada, ni por sí solo, sino que es el resultado de diferentes causas. En otras palabras, viene de algo, nunca de nada. El siguiente paso es ir más allá preguntando: “¿Podemos pensar en algo que no venga de otra cosa?” Explorando este tema, descubriremos que todas las cosas dependen de unas causas. Una vez que se ha entendido de forma clara este principio general, los participantes pueden plantearse una pregunta más específica: “Si todas las cosas dependen de unas causas, ¿cuáles son las causas del tipo de clase que nosotros queremos?, ¿de dónde viene un entorno feliz y armonioso?” Después de examinarlo, los participantes comienzan a darse cuenta de lo decisivas que son sus propias acciones para determinar el modo en que ellos mismos experimentan su entorno.



INTERCONEXIÓN

Al ver las cosas desde el punto de vista de las causas y sus resultados, los participantes llegan a apreciar cómo el mundo en el que viven es una red de elementos interconectados. Todas nuestras acciones !lo que hacemos, decimos y pensamos ! están afectando constantemente nuestro entorno, a otros seres vivos y a nosotros mismos. Empezamos a ver la interconexión de todas las cosas, desde el átomo más pequeño hasta las estructuras más grandes del universo. Comenzamos a formarnos una idea de la red tan compleja de todas las cosas y a entender más profundamente que nada existe fuera de la red universal, incluyéndonos a nosotros mismos.



IMPERMANENCIA

Al darnos cuenta de la interconexión natural de las cosas comprendemos de forma natural que todas las cosas están en un continuo proceso de cambio. Esta comprensión puede fomentarse pidiendo a los participantes que se hagan la pregunta: “¿Puedes pensar en algo que nunca cambie, que siempre se quede igual?” Esta investigación se centra al principio en fenómenos externos. Observamos cosas como el paso de las estaciones, las vueltas que da la tierra, el movimiento de los planetas de nuestro sistema solar y las estrellas que hay más allá.También exploramos realidades más inmediatas, por ejemplo, cómo va cambiando nuestro barrio, nuestros amigos, las familias y sus componentes, e incluso nuestro propio cuerpo con el tiempo....hasta nuestras emociones. Después damos un paso más e investigamos de forma más profunda los cambios que están ocurriendo dentro de nosotros mismos. Como resultado de esta investigación, se aceptará mejor la inevitabilidad del cambio y esto permitirá lidiar mejor con los constantes cambios que se dan en las condiciones internas y externas de la vida.



MECANISMO DE LA PERCEPCIÓN. La Naturaleza de la Mente

En este punto animamos a los participantes a observar sus propias experiencias personales y empezar a considerar cómo ven las cosas los demás. Les preguntamos: “¿nos gustan y nos disgustan a todos las mismas cosas?, ¿tenemos todos las mismas reacciones hacia las cosas?” Enseguida se reconocerá que diferentes personas ven y perciben las cosas de distinta manera, y que les gustan o disgustan diferentes cosas dependiendo de sus experiencias pasadas. Ya hemos explorado la naturaleza cambiante de nuestros humores y emociones. Ahora empezamos a apreciar cómo el cambio de las experiencias emocionales depende de cómo vemos y pensamos sobre las cosas.
Empieza a quedar claro que cuando miramos las cosas con una actitud estrecha y egoísta, aparecen emociones destructivas como celos y codicia, y esto, a su vez, nos lleva a experimentar desdicha e insatisfacción. Por eso, si de verdad queremos ser felices, debemos mirar las cosas de diferente manera.



GESTION Y TRANSFORMACIÓN DEL MUNDO INTERIOR DE PENSAMIENTOS Y EMOCIONES. LEYES INTERNAS

Los pasos dados hasta ahora permiten descubrir que tanto el instinto innato de satisfacer nuestros deseos como ciertas emociones destructivas –como la codicia, el enfado, los celos, la arrogancia, la estrechez de miras y otras parecidas" sólo producen desdicha. Además, después de darnos cuenta de que todos somos parte de una red interconectada que incluye a todo el mundo natural y a todos los seres que viven en él, también somos conscientes de que si hacemos daño a otros, automáticamente nos hacemos daño a nosotros mismos también. Por eso, como la única forma de asegurarnos la felicidad que anhelamos es dedicarnos a la felicidad de los demás, debemos hacernos responsables de nuestras acciones y experimentar una transformación emocional. Según vamos entendiendo que nuestros pensamientos y emociones no son tan concretos y estáticos como parecían al principio, nos vamos haciendo capaces de evitarn reacciones impulsivas y egoístas, experimentar armonía emocional y comenzar a tomar decisiones conscientes que produzcan una mayor felicidad para nosotros y para los demás.



EMPATÍA. CONOCIMIENTO Y COMPRENSIÓN DE LA UNIDAD. 

Cada ser, ya sea grande o pequeño, busca la felicidad y retrocede ante el sufrimiento. En este sentido, compartimos un deseo instintivo común. Esta característica común es fundamental y proporciona la base para desarrollar la verdadera empatía. Hemos visto que las acciones dañinas de obra, palabra y pensamiento sólo producen falta de armonía y dañan seriamente nuestra habilidad de ser felices. También podemos observar que nuestra propia felicidad y la posibilidad de cubrir nuestras necesidades dependen de la amabilidad y generosidad de los demás, lo cual nos lleva a una actitud de mayor aprecio por el resto de personas como parte de nuestra propia felicidad. 
Si observamos más profundamente, veremos que incluso los miembros del reino animal y del entorno representan un papel muy importante en nuestra capacidad para prosperar e incluso para sobrevivir. Esta actitud más amplia y apreciativa -unida a ser conscientes de que cada uno tenemos el mismo deseo de ser felices" culmina en el desarrollo de una visión del mundo más unificada y altruista, además, a través del debate y del análisis nos damos cuenta de lo afortunados que somos, y esto nos ayuda a desarrollar una sincera dedicación hacia el bienestar de todos los que son menos afortunado que nosotros y a profundizar en nuestra empatía natural hacia nuestra familia planetaria.



RESPONSABILIDAD y COMPASIÓN en acción

Con todos estos elementos en su sitio, logramos una apreciación más clara de la naturaleza interdependiente de todo lo que existe, ya sea animado o inanimado. Comenzamos a ver que tenemos la libertad y el poder de contribuir a la creación de relaciones armoniosas con los demás y con nuestro entorno. También comprendemos que debido a la naturaleza de interconexión de las cosas, nuestras acciones afectan tanto al entorno inmediato como al mundo “exterior”, si bien en distinto grado. Si actuamos motivados por el egoísmo, nosotros mismos creamos un ambiente hostil. Después de experimentarlo, vemos que si nos preocupamos por los demás y nos comportamos de forma compasiva con ellos, el resultado será la armonía, que disfrutaremos tanto nosotros como ellos.

Según vamos familiarizándonos con estos puntos de vista y comenzamos a apreciar lo afortunados que somos, el deseo sincero de ayudar a los demás aparece naturalmente y se refuerza la confianza en nuestra habilidad para producir un cambio significativo en el mundo. En ese momento estamos preparados para transformar nuestra mente y nuestro mundo poco a poco, pensamiento a pensamiento y acción a acción.


Reforzamos el conocimiento de uno mismo, del mundo y de la interdependencia mediante debates, reflexión y un programa integrado.


Los participantes se dan cuenta de que ellos no son entidades aisladas independientes, sino que formamos parte de una red intrincada de vida.


Aunque cada uno de nosotros es único y especial, todos compartimos el deseo de ser felices. Al desarrollar la empatía y practicar el examen lógico y la autoconciencia, se reforzará naturalmente  la confianza en su capacidad de conseguir cualquier objetivo que se propongan, tanto en relación a sí mismos como a los demás. La actitud altruista que aparece como resultado de todos estos factores se convierte en la fuente de todas las actividades compasivas que lo abarcan todo, otorgando a nuestra vida el mejor significado posible.

 

...Y PEDAGOGICAMENTE, ¿COMO LO LLEVAMOS A LAS AULAS, AL ENTORNO LABORAL, A LA VIDA FAMILIAR...?

VE A PESTAÑA Universal Mandala